martes, 19 de enero de 2010

Groserías en un partido de BEISBOL.

Carlos Subero reprochó la violencia de algunos fanáticos contra su equipo.

Subero exhorta a la liga para incrementar seguridad.

Cuando el sábado cayó el out 27 del encuentro entre Leones y Tiburones, se desató una ofensiva de hielos, vasos y escupitajos por parte de los aficionados de los felinos contra los jugadores vencidos de La Guaira.

La situación fue incontrolable por el cuerpo de seguridad del estadio Universitario, bajo la responsabilidad de los Leones, y dejó como saldo un considerable hematoma en el cuello de Wilfredo Romero. "Fue una escena inaceptable.

Los fanáticos creen que porque pagan una entrada, tienen de derecho a decir y hacer de todo. Eso no es así", dijo Carlos Subero, manager de los Tiburones, quien describió la situación: "Apenas terminó el juego, algunos fanáticos de los Leones, no todos, comenzaron a decirles groserías a mis peloteros y a lanzarles de todo.

Mis muchachos aguantaron hasta que un vaso lleno de cerveza le cayó a Rafael Álvarez y luego le dieron con un hielo a Wilfredo". En medio de la situación, en la que la seguridad brilló por su ausencia los primeros minutos, Subero trató de mediar, pero tampoco pudo, pues los aficionados de los Leones apenas lo vieron arremetieron con su ataque. "Es algo muy lamentable, porque se metieron con la integridad de uno, luego de la frustración de haber perdido un juego tan importante", expresó Subero, quien aunque no exculpó a sus jugadores, quienes respondieron a las ofensas de los aficionados, sí los justificó.

El manager de los Tiburones exhortó a la liga y a los equipos a incrementar la seguridad y la protección para los equipos. "Esta vez nos pasó a nosotros, pero le puede pasar a cualquiera"

No hay comentarios:

Publicar un comentario